Bruxismo

Cuando hablamos de bruxismo, nos referimos a ese molesto hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes

Aunque parezca un mero gesto sin importancia, es un problema que afecta a muchas personas en todo el mundo y puede tener consecuencias negativas en nuestra salud bucodental. 

¿Qué es bruxismo?

El bruxismo es una condición en la que una persona aprieta o rechina los dientes de forma involuntaria y muchas veces sin darse cuenta. Esto puede suceder tanto durante el día como durante la noche, mientras dormimos. 

Es muy común que las personas no sean conscientes de que están haciendo esto, ya que ocurre de manera inconsciente.

Esta acción repetitiva y constante ejerce una gran presión sobre los dientes, los músculos de la mandíbula y la articulación temporomandibular (ATM). Si no se trata adecuadamente, puede producir daño en los dientes, dolor en la mandíbula y otros síntomas molestos.

Es un trastorno que afecta a personas de todas las edades, aunque es más común en adultos jóvenes y en aquellos que experimentan altos niveles de estrés.

 Además, puede estar relacionado con otros problemas de salud, como la ansiedad, la depresión y los trastornos del sueño.

Síntomas de rechinar los dientes

El bruxismo puede presentarse de diferentes formas y sus síntomas varían de una persona a otra. Algunos de los síntomas más comunes incluyen:

  • Dolor en la mandíbula o en los músculos faciales.
  • Dolor de cabeza, especialmente al despertar.
  • Dolor de oído.
  • Dientes desgastados, fracturados o sensibles.

Además, también puede implicar otros síntomas menos evidentes, como trastornos del sueño, estrés o ansiedad.

Causas por las que se aprietan los dientes

Aunque la causa exacta del bruxismo no se conoce con certeza, existen algunos factores que pueden influir en su desarrollo, como:

  • Estrés
  • Ansiedad
  • Mala alineación de los dientes
  • Mala postura

El estrés y la ansiedad pueden hacer que apretemos o rechine los dientes de forma involuntaria, como una respuesta automática a la tensión emocional. 

Por otro lado, una mala alineación de los dientes o una mala postura pueden causar un desequilibrio en la forma en que mordemos.

¿Qué tipos de bruxismos existen?

Existen dos tipos principales: 

  • El bruxismo diurno ocurre durante el día, mientras estamos despiertos. En general, es más fácil darse cuenta, ya que se produce de manera consciente.
  • El bruxismo nocturno ocurre durante el sueño y, por lo tanto, es más difícil de detectar. Muchas personas solo se dan cuenta cuando un compañero de cama o familiares les informan de que pueden escucharlos apretar o rechinar los dientes mientras duermen.

¿Qué tratamientos de fisioterapia hay para el rechinamiento de los dientes?

Afortunadamente, existen varios tratamientos disponibles para el bruxismo, que pueden ayudar a aliviar los síntomas y prevenir posibles daños en los dientes y la mandíbula. Algunas de las opciones de tratamiento más comunes incluyen:

  1. Osteopatía en la zona de la articulación temporomandibular.
  2. Terapia de relajación: técnicas como el manejo del estrés y la relajación muscular pueden ayudar a reducir el bruxismo causado por el estrés y la ansiedad.
  3. Terapia física: consiste en realizar ejercicios y técnicas de movilización de la mandíbula para aliviar el dolor y mejorar la función de la mandíbula.

Es importante consultar a un profesional de la salud para determinar el tratamiento más adecuado para cada caso individual.

¿Cómo puedo prevenirlo?

Aunque no siempre es posible prevenir el bruxismo, hay ciertos hábitos que pueden ayudar a reducir el riesgo de desarrollarlo. Aquí hay algunos consejos útiles:

  • Mantener una buena higiene del sueño: asegurarse de tener suficiente tiempo de descanso y dormir en un ambiente cómodo y relajante.
  • Evitar el consumo de alcohol y cafeína, especialmente antes de acostarse.
  • Practicar técnicas de relajación, como la meditación o el yoga, para reducir el estrés y la ansiedad.
  • Mantener una buena postura durante el día y evitar apoyar la mandíbula sobre la mano.

Recuerda que la prevención es siempre mejor que el tratamiento, por lo que es importante cuidar de nuestra salud bucodental en todos los aspectos.

Consejos para aliviar el bruxismo

Si ya sufres de bruxismo, aquí hay algunos consejos que pueden ayudarte a aliviar los síntomas y reducir el impacto de este hábito en tu vida diaria:

  • Evita morder objetos duros como uñas, lápices o cubos de hielo, ya que esto puede empeorar el problema.
  • Aplica calor o frío en la zona afectada para aliviar el dolor y reducir la inflamación.
  • Realiza ejercicios suaves de estiramiento y relajación de los músculos faciales.

Recuerda que cada caso es único, por lo que es importante buscar el consejo de un profesional para obtener la mejor atención y tratamiento posible.

Por qué escoger a Raúl de Frutos

Si estás buscando un especialista en bruxismo, Raúl de Frutos es la opción ideal. 

Con años de experiencia en el campo de la fisioterapia especializado en la articulación-temporomandibular ha ayudado a numerosos pacientes a tratar su problemade manera efectiva.

En Raúl de Frutos nos comprometemos con nuestros servicios de fisioterapia ATM y osteopatía a proporcionarte la información y el apoyo necesario para que puedas entender y manejar tu bruxismo de la mejor manera posible.

No esperes más y da el primer paso hacia una vida saludable y libre de dolor. 

¡Contacta a Raúl de Frutos ahora mismo para concertar una cita y descubrir cómo puede ayudarte a acabar con tu dolor!

Fisioterapeuta en Fisioterapia Raúl de Frutos

Fisioterapeuta colegiado Nº CL47-3422

• Grado en Fisioterapia por la Universidad Europea de Madrid
• Máster en Técnicas Osteopáticas del Aparato Locomotor por la EOM
• Experto en Diagnóstico Fisioterapéutico por la Universidad de Barcelona
• Máster en Fisioterapia Deportiva por la Universidad de San Jorge
• Curso de Fisioterapia Invasiva: Punción Seca en el Dolor Musculoesqulético por FISIOCYL.

Open chat
Escanea el código
Hola ¿En qué podemos ayudarte?
Call Now Button